lunes, 12 de octubre de 2009

Ostias


Dicen por hay que me comí una buena ostia, lo que si se es que notaba como las costillas me intentaron arrancar un pulmón dejándome sin aire y una angustia increíble durante un par de minutos muy largos.
Publicar un comentario